LAS PERIPECIAS DE ISOGAI

Isogai y el Gallo de veleta

Isogai es el nombre que adopta un niño tras leer la leyenda de un fabuloso samurai.

Nuestra historia comienza una tarde cuando, tras la cena y escapando del secador de pelo que empuña su madre, Isogai emprende un valiente viaje impulsado por la curiosidad, pues se acerca al momento en el que todo niño  comienza a pensarse el mundo que le rodea y  a sospechar que el paraíso construido por sus padres, si bien fue alimento primordial, ya no responde a todas las  inquietudes que ahora le surgen.

Isogai – su nombre de batalla; su nombre “propio”-  comienza su viaje adentrándose en un bosque: el laberinto en el lenguaje de los cuentos, que precisa del encuentro de una salida para no quedar atrapado en él. Es un lugar lleno de reflejos de uno mismo  que hay que descifrar.

En sus divertidas andanzas encontrará personajes muy curiosos y singulares. Ninguno le alecciona, pero Isogai aprende con cada uno de ellos. Al final no sabremos que camino escogió para regresar a su casa, puesto que en realidad los niños, de la mano de Isogai, deberán elegir sus propias conclusiones.

EL VIAJE.  Notas del director.

El viaje es motivo de conocimiento; desde Ulises a Quijote,  siempre ha ido asociado al descubrimiento de nuevos paisajes interiores.

Los Ladrones

En la infancia la constante es el movimiento. Desde los largos paseos por el ensimismamiento, -comúnmente conocido por “estar en Babia”: gran territorio de la imaginación, lugar incógnito y virgen no cartografiado ni esquilmado-, los excitantes viajes en aviones de papel que  suben a cotas  inimaginables, el buceo en las profundidades de los libros, las cotidianas aventuras en los carruchos de rodamientos, hasta la elipsis en el tiempo reflejada en un mirar a la nada con la parálisis de la cuchara  en la mano ante la impaciente sopa: el niño siempre viaja.

No saben el destino, y dicen verdad. No llegan a ningún sitio pues buscan desaforarse, descentrarse, pues intuyen la posibilidad de que en esa perdida  su ombligo deje de ser el centro del universo para poder tener la perspectiva necesaria y vislumbrar la realidad que todavía no comprenden.

El derroche de voluntad, la generosidad de fuerza y el despliegue de imaginación no es un trabajo vacuo. Sólo con el despilfarro se consigue traspasar la frontera de lo cotidiano para llegar a los serenos confines de uno mismo.

Al final no sabremos si el viaje de Isogai ha transcurrido en el tiempo o en su pura imaginación. Es similar al cuento del que oyó cantar a un petirrojo en la rama de un manzano en flor, quedó prendado con él unos segundos y cuando volvió a mirar a su alrededor había transcurrido un siglo.

Ficha artística

Actriz                                                              Andrea Zander

Actor                                                                Rafael Benito

Niña: (Vídeo)                                                  Aliona Benito

Marionetas                                                      Rafael Benito

Colaboración marionetas                               Andrea Zander

Erik Marlop

Diseño de Iluminación                                    Luis Melendo

Selección y asesoramiento musical               Isabel Sobrino

Grabación y producción musical                    Alfonso Ortiz

Grabación y producción de Vídeo                  Helena Sobrino Obeid

Localización objetos y utilería                        Gabriel yAndrés Benito

Gestión y Promoción                                       Alauda Teatro

Producción                                                        Alondra Producciones S.L.

Texto y dirección                                             Rafael Benito

Isogai y la Niña

Ficha Técnica

Técnicas de marioneta                       Manipulación directa, marote, varilla, bunraku, sombra                                                                y proyecciones de vídeo

Duración                                               55 minutos

Espacio Escénico                                 Italiana con Cámara Negra

Boca:  7 m. / Alto:   5 m. / Fondo:7 m.

Público                                                 Familiar. Para niños solos o campaña escolar,                                                                                 recomendado a partir de seis años

Tiempo de montaje                           4 horas

Tiempo de desmontaje                    1,hora 30 min.

Luz                                                      14.000 W.

Sonido                                                 Reproductor de C.D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s