Nuestra propuesta para nuevos públicos

                            

        Macbeth – ya somos el olvido que seremos-

 Nuestra propuesta sobre la obra Macbeth de W. Shakespeare, está basada en una versión realizada por Rafael Benito y titulada Macbeth –ya somos el olvido que seremos-.

La obra está concebida para dos actores y dos músicos y con empleo de títeres y figuras accionados con técnicas diversas. Como la trama de la obra es de sobra conocida por ello no insistiremos sobre ella, aunque sí queremos destacar y acentuar uno de los hilos que se mueven a lo largo de toda ella y que nos ha animado especialmente a vivir con este texto: el enigma de lo que es ser hombre, su dignidad y sus límites. Macbeth en un momento determinado exclama:   Soy capaz de hacer todo aquello que es digno de un hombre, el que se atreva a más no lo es. Entonces: ¿cuál es el límite de la dignidad? ¿En que se convierte el que lo sobrepasa?

 Características innovadoras de nuestra producción dentro del panorama de las artes escénicas.

 El texto, aún basado en la obra “Macbeth”, es original de Rafael Benito, autor y director residente en Castilla y León. En cualquier caso, debemos señalar que el estilo de su escritura, largamente meditado, ha sido el resultado de las necesidades precisas para poder trabajar con los actores desde una perspectiva más basada en la pura acción que en el contenido literario. La exclusión de los signos ortográficos o la incoherencia aparente en su primera lectura, deviene en el trabajo actoral en una mayor riqueza y rigor a la hora de expresar las ideas.

La puesta en escena, lejos de resolverse en una pura fórmula de palabras y movimiento adecuado al propio texto, investiga en distintas posibilidades expresivas, que si ya interesantes consideradas individualmente, despliegan toda su potencia al ser tratadas en conjunto. Nos referimos a la conjunción de los diversos tipos de títeres y marionetas utilizados, muy diferenciados en tamaños, desde 10 cm. al tamaño natural, que nos permiten explorar, casi como si de una recreación cinematográfica se tratara, los distintos planos, desde primerísimos planos hasta un inmenso plano general de paisaje que junto a un tratamiento actoral basado en el desdoblamiento y el estudio de distintos tipos de danza expresiva como el Butoh, dan un nuevo impulso a la expresividad actoral.

Sobre la música utilizada, comentar que toda ella es de nueva creación e interpretada en directo por dos músicos: Isabel Sobrino al violoncello amplificado, modulado y distorsionado electrónicamente y Jon Mateo con la percusión, tradicional y electrónica. Es de destacar que los actores también en algunos momentos se añadirán al espacio sonoro con determinados elementos percutidos de la escenografía, así como con sus voces.

La escenografía como tal no existe. No utilizamos elementos para sugerir lugares o crear un ambiente en el escenario. Preferimos referirnos a objetos dramáticos que inciden directamente en la acción. Para ello hemos creado un artilugio-instalación: la máquina del poder y de la muerte, con múltiples posibilidades.

 

                             ACERCAMIENTO A NUEVOS PÚBLICOS:

      Los afanes que persigue nuestra propuesta, lejos de intentar recrear un texto “clásico”, de una manera “clásica” con la falaz idea de no desvirtuarlo para no interferir en el deleite de quienes no pretenden que se trastoque su limitado universo, es dirigir todas nuestras acciones en hacernos entender por quienes están alerta a la realidad. Nos referimos a todo el gran público, ansioso de experiencias teatrales enriquecedoras y sobre todo a la gente que más necesita de asistir a acontecimientos que le incentiven nuevos pensamientos y rebelen sus necesidades de entendimiento del mundo que les rodea. Creemos que “Macbeth -ya somos el olvido que seremos-”, tras nuestra experiencia con diferentes grupos de alumnos de 2º ciclo de ESO y BACH, puede llegar profundamente a la juventud

 

 

 

Anuncios